Biografía de Cecilia Payne

Cecilia Payne en Harvard. Crédito: Smithsonian Institution Cecilia Payne en Harvard. Crédito: Smithsonian Institution

Cecilia Payne asombró a la comunidad científica, que creía que la composición de las estrellas era parecida a la de la Tierra.

Cecilia Payne descubrió que aquella creencia era errónea, y que las estrellas se componen, básicamente, de hidrógeno y de  helio.

Las observaciones de esta inteligente mujer llevaron a descubrir que el hidrógeno y el helio son los elementos más abundantes en el Universo.

El inmenso mérito de Cecilia está en que cuando ella era estudiante, las mujeres NO contaban para nada ni en ciencias ni en política. Fue una valiente precursora de la pléyade de mujeres que actualmente contribuyen al progreso científico.

Infancia y juventud de Cecilia Payne

Cecilia Payne nació en la ciudad de Wendover, Reino Unido, el 10 de mayo de 1900. Llegó a este mundo en los primeros días del siglo XX.

Cecilia era una de los tres hijos de Edward Payne, abogado, músico e historiador; y de Emma  Pertz, de origen prusiano y que enviudó en 1904.

Plaza del Mercado en Wendover. Crédito:Chris Reynolds
Plaza del Mercado en Wendover. Crédito: Chris Reynolds

Cecilia Payne estudió en el Saint Paul’s Girls School; con diecinueve años consiguió una beca para poder estudiar en el Newnham College.

Este centro educacional fue fundado poco antes, en 1871; era perteneciente a la Universidad de Cambridge.

Aunque completó brillantemente sus estudios, Cecilia Payne no recibió el grado que le correspondía, debido a que la Universidad no aceptaba dar licenciaturas a mujeres.

Esta cruel y absurda discriminación se mantuvo  hasta 1948.

La única opción para ella, en Inglaterra, era la de ser una modesta profesora. Por lo cual, decidió emigrar a EE.UU.

En ese país empezó a buscar decididamente un trabajo en donde desplegar su capacidad intelectual.

Los inicios de Cecilia Payne como astrónoma

Se dio la suerte de que un joven norteamericano de 36 años de edad,  inteligente y emprendedor, Harlow Shapley (1885-1972) había llegado a ser Director del Observatorio Astronómico del Colegio Universitario de Harvard.

En 1923, este joven astrónomo (uno de los muchos hombres que ya empezaban a apreciar a las mujeres), al constatar los méritos y las grandes posibilidades de Cecilia Payne, le ofreció una beca para estudiar en este Observatorio.

Allí trabajó desde 1923 hasta 1925.

Cecilia fue la segunda estudiante de un programa de formación en astronomía, ideado por Shapley para mujeres.

Mujeres astrónomas en Harvard. Crédito: Archivo de la Universidad de Harvard
Mujeres astrónomas en Harvard. Crédito: Archivo de la Universidad de Harvard

Hacía décadas que el Observatorio de la Universidad de Harvard contaba entre sus filas a mujeres de gran valía que dedicaron su vida al estudio de las estrellas.

Guillermina Fleming y Henrietta Leavitt habían dado un gran prestigio a la institución a finales del siglo XIX y principios del XX.

En 1922, se había incorporado Adelaide Ames, otra mujer que llegó a ser extraordinaria entre las astrónomas.

Cecilia Payne estudió la estructura de las estrellas

Ahí, en Harvard, Cecilia Payne fue alumna de Ernest Rutherford y de Arthur Eddington.

Este último, le propuso estudiar la estructura interna de las estrellas, algo que se hacía por primera vez.

En 1925, Cecilia Paine presentó una espléndida tesis titulada “Atmósferas estelares, una contribución al estudio de observación de altas temperaturas en las capas de inversión de las estrellas«.

Gracias a esta tesis, Cecilia Payne fue la primera persona que alcanzó un Doctorado en el área de astronomía en la Universidad de Harvard.

Tenía 25 años y fue el comienzo de una fructífera carrera como astrónoma.

Cecilia Payne revolucionó la astronomía

Esta tesis doctoral fue una auténtica revolución dentro de la astronomía, pues una de las principales conclusiones establecía que el hidrógeno es el componente más abundante en la constitución de las estrellas.

El astrónomo Otto Struve, especialista en espectroscopia y astrofísica estelar en el Observatorio Yerkes, elogió el trabajo de Cecilia Payne como la tesis más brillante que hasta ese momento se había escrito en astronomía.

Sin embargo, su teoría era absolutamente novedosa y no fue aceptada por la comunidad científica; porque en esos años se pensaba que el componente masivo de las estrellas era el hierro.

Cecilia Payne consiguió ser reconocida como astrónoma

Harlow Shapley contrató de inmediato a Cecilia Payne como investigadora en el Observatorio de la Universidad.

Pero, esta brillante investigadora tuvo que esperar hasta el año 1938, para que la Universidad le reconociera el título oficial de “astrónoma”.

Gracias a ella, después el camino se hizo más fácil para otras astrónomas, como Vera Rubin

Sus trabajos, pioneros en el estudio de atmósferas estelares, demostraron que el hidrógeno, junto con el helio, eran los elementos principales (99%) que formaban no sólo las estrellas, sino todo el universo.

Destacados astrónomos se opusieron radicalmente a estas conclusiones y siguieron defendiendo la idea de que la composición de las estrellas era parecida a la de la Tierra, es decir, que eran astros rocosos.

El inteligente y audaz visionario Edward Charles Pickering. Crédito: PD-US
El inteligente y audaz visionario Edward Charles Pickering. Crédito: PD-US

Edward Charles Pickering, el cuarto Director del Observatorio de Harvard, fue otro precursor en el aprecio a la capacidad profesional de las mujeres; y llevó a cabo la inteligente resolución de rodearse de científicas de gran valía. Entre ellas, Cecilia Payne y Williamina Fleming.

Williamina Fleming entró a trabajar como doncella en las dependencias privadas de los Pickering en una situación muy delicada. Había emigrado desde Escocia con su marido, pero éste la abandonó después de quedarse embarazada. Era una mujer muy trabajadora e inteligente, cosa que no pasó desapercibida y motivó que Pickering se la llevara al Observatorio.
Se había preparado para ser maestra, sin embargo, llegó a ser considerada astrónoma, fue la jefa de las “calculadoras de estrellas” y se convirtió en la primera mujer en obtener un cargo en Harvard: conservadora de las fotografías estelares”
. (Texto copiado de “astrónomas de Harvard”, en la web principia.io)

Matrimonio de Cecilia Payne con un astrónomo ruso

En marzo de 1934, Cecilia Payne contrajo matrimonio con Sergei Gaposchkin astrónomo ruso emigrado a USA.

Cecilia no adoptó el apellido de su marido como era habitual en los Estados Unidos; sino que, a partir de entonces, lo añadió al suyo propio con un guión, por lo que desde entonces empezó a firmar sus trabajos como Cecilia Payne-Gaposchkin.

En conjunto publicaron numerosas observaciones sobre estrellas y otros trabajos sobre observaciones visuales en las Nubes de Magallanes.

Cecilia Payne, su marido y sus hijos Katherine y Edward, en 1946. Crédito: Web de astrogea.org
Cecilia Payne, su marido y sus hijos Katherine y Edward, en 1946. Crédito: Web de astrogea.org

Trabajadora incansable, en 1938 consiguió que se la reconociera oficialmente en Harvard con el título de astrónoma.

Desde 1925 había estado trabajando  con un bajo salario y sin ningún título oficial.

Hasta ese momento, todas las mujeres que habían estudiado en el observatorio recibían menos salario que los hombres y, oficialmente, no eran consideradas científicas.

Se cuenta que solía ir a trabajar al Observatorio con sus tres hijos pequeños, para desesperación del resto del personal, porque los niños eran muy revoltosos.

Universidad de Harvard. Crédito: Archivos Universidad de Harvard
Universidad de Harvard. Crédito: Archivos Universidad de Harvard

Poco a poco Cecilia Payne fue siendo reconocida

En 1956, alcanzó un nuevo logro dentro de Harvard al ser nombrada profesora titular en la Facultad de Artes y Ciencias.

Poco después alcanzó la Cátedra del Departamento de Astronomía y fue la primera mujer que dirigió un Departamento dentro de la prestigiosa universidad americana.

Cecilia Payne. Crédito: web de Mujeres con Ciencia
Cecilia Payne. Crédito: web de Mujeres con Ciencia

En 1966 se retiró oficialmente de la enseñanza, pero continuó trabajando como investigadora del Observatorio Astrofísico Smithsonian.

Al final de sus días, Cecilia Payne escribió su autobiografía. 

Dos de entre las muchas webs que aportan información acerca de Cecilia Payne, son: «Mujeres con Ciencia» y «El Universo y el hombre«.

Después de una vida muy fructífera, murió poco antes de cumplir los 80 años, el 7 de diciembre de 1979, en Massachusetts, USA.

El asteroide 2039 lleva el nombre Payne-Gaposchkin, en su honor.

Por favor, califica esta biografía utilizando las estrellas: