Biografía de Mae Jemison astronauta americana

Mae Jemison es una extraordinaria mujer, de excepcional inteligencia y valentía, que ha devuelto generosamente lo que la naturaleza y la sociedad le dieron.

Infancia  vida familiar de Mae Jemison

Nació en  Alabama, el 17 de octubre de 1956. Ha llegado a ser ingeniera, física y astronauta de la NASA.

Fue la primera mujer afroamericana que viajó al espacio.

Mae Jemison
Mae Jemison con su traje de astronauta antes de la misión espacial. Crédito: NASA

Mae Jemison es la hija menor (la tercera) de Charles Jemison y de Dorothy Green.

Su padre, carpintero de profesión, era supervisor de mantenimiento en una organización de caridad.

Su madre trabajó principalmente como profesora de inglés y matemáticas en la escuela primaria Beethoven, en Chicago.

Cuando Jemison tenía 3 años, la familia se trasladó de Alabama a Chicago, para aprovechar las mejores oportunidades de educación y empleo que daba esa ciudad.

Vocación científica y solidaria de Mae Jemison

Ya de mayor, Jemison decía que desde niña, ahí en Chicago, estaba segura de que viajaría al espacio con tanta naturalidad como cuando iba al colegio.

Riéndose, agregaba. “es más fácil dedicarme a ser astronauta que permanecer en un campo de trigo esperando que aparezca ET y que me lleve con él”.

Desde muy joven tuvo claro que quería ser científica; antes de acudir a la escuela secundaria, ya se interesó por el tema del espacio.

Se graduó en Secundaria a los 16 años. Estudió en la Universidad de Stanford con una beca, y obtuvo el graduado en ingeniería química.

Después se doctoró en Medicina por la Universidad Cornell, en 1981.

Desde 1983 a 1985 se unió al Cuerpo de Paz, trabajando como médica castrense del área, en África Occidental, especialmente en Sierra Leona y Liberia.

En su infancia aprendió a conectar con la ciencia, al observar con gran interés la naturaleza.

En una ocasión se pinchó un dedo, y la herida se infectó. Su madre convirtió la infección del dedo en todo un proyecto de investigación acerca del pus.

Sus padres apoyaban con entusiasmo su interés por la ciencia.

No así sus profesoras, que cuando Jemison decía que de mayor quería ser científica, le respondían y ¿por qué no enfermera?

Desde joven, Mae Jemison soñaba con ser astronauta

En realidad, ella quería ser como cualquier chico; le gustaban el espacio, las estrellas, los dinosaurios. Siempre supo que deseaba explorar.

En los años del proyecto Apolo, todos los chicos estaban entusiasmados con lo del espacio y ella se enfadaba porque no había mujeres astronautas. No le convencían las explicaciones que le daban.

Jemison decía que ella se inspiraba en los pensamientos de Martin Luther King.

Estaba segura de que él no se habría quedado en un sueño, sino que con audacia y valentía habría conseguido que el movimiento a favor de los derechos humanos,  despertara a la ciudadanía, potenciando todo el capital humano de la nación.

Mae Jemison tenía grandes cualidades de bailarina

Cuando cumplió 11 años, se apuntó a clases de danzas; a todo tipo de danzas: bailes africanos, ballet, jazz, bailes japoneses. Su meta era llegar a ser bailarina profesional.

Cuando tenía 14 años, se presentó para interpretar el papel de María en “West Side Story”.

No lo consiguió, a pesar de que cantaba razonablemente bien; pero, gracias a sus habilidades como bailarina, la contrataron para el coro.

Sentía verdadera pasión por el teatro y cuando estudiaba en secundaria, soñaba con ir a Nueva York y convertirse en bailarina profesional o estudiar medicina.

Su madre le dijo: “siendo doctora, siempre podrás bailar; pero si eres bailarina, no podrás ser doctora”.

Mae Jemison se graduó en la Morgan Park High Shool de Chicago, en 1973.

Mae Jemison quiso ir a la Universidad de Stanford

 Apenas se graduó, se matriculó  de inmediato en Universidad de Stanford.

Esta universidad está en California, muy lejos de su hogar de Chicago; y con 16 tiernos años, necesitó que sus padres depositaran muchísima confianza en ella. Y no los defraudó.

Mae Jemison sabía que en esa universidad sería muy difícil que una negra de 16 años pudiera especializarse en ingeniería.

Ser de raza negra, siempre había sido un problema para las personas en Estados Unidos; más aún, si se trataba de una mujer.

Sin embargo, gracias a la arrogancia de su juventud, siguió adelante.

De hecho, cuenta que algunos profesores fingían que ella no estaba ahí, que NO la veían.

Estaba segura de que si hacía alguna pregunta, el profesor pensaría que esa era la pregunta más tonta que había escuchado en toda su vida.

Pero, se dijo a sí misma: “Voy a hacer esto y no me importa una mierda (maldita sea)«.

A pesar de su optimismo, le dolía la injusticia de que las mujeres y las minorías se vieran empujadas a tener esa actitud en algunos ámbitos.

Universidad de Stanford
Universidad de Stanford. Crédito: MARELBU

En 1977, con 21 años, obtuvo en Stanford el título de Bachiller en Ciencias, como ingeniera química.

Además, cumplió los requisitos para un B.A. en estudios africanos y afroamericanos.

Participó en la coreografía de una producción musical (“Out of the shadows”) y se involucró en la comunidad negra, como Jefa de la Unión de Estudiantes Africanos, en la universidad.

Mae Jemison obtuvo el título de doctora en medicina

En 1981, obtuvo el título de Doctora en Medicina, en el Medical College de Cornell, Nueva York.

Hizo el internado en Los Ángeles (California), y en 1982 trabajó como médico general.

Cuando estudiaba medicina, viajó a Cuba, Kenia y Tailandia, para proporcionar allí atención médica primaria.

Durante sus años en Cornell, tomó lecciones de danza moderna.

Más tarde construyó un estudio de baile en su casa y ha coreografiado y producido varios espectáculos de jazz moderno y danza africana.

Mae Jemison es una mujer muy solidaria

Una vez completada su formación médica, se unió al personal del Cuerpo de Paz y se desempeñó como oficial médico del Cuerpo de Paz desde 1983 hasta 1985.

Ella era responsable de la salud de los voluntarios del Cuerpo de Paz que prestaban servicios en Liberia y Sierra Leona.

Este cometido incluía la supervisión de la farmacia, el laboratorio y el personal médico, así como la prestación de atención médica, la redacción de manuales de cuidado personal y el desarrollo e implementación de directrices para cuestiones de salud y seguridad.

También trabajó en el Centro para el Control de Enfermedades, ayudando con la investigación de varias vacunas.

Hubo un hecho que demostró la inteligencia y confianza en sí misma que tenía esta chica de menos de 30 años.Uno de los voluntarios enfermó gravemente y su médico le diagnosticó malaria.

La salud del voluntario empeoró progresivamente; Mae Jemison estaba segura de que era una meningitis, con complicaciones potencialmente mortales que no se podían tratar en Sierra Leona.

Pidió un avión hospital de la Fuerza Aérea con base en Alemania para una evacuación médica militar; el costo era de US$ 80.000.

La Embajada preguntó si Jemison tenía la autoridad para dar esa orden: ella les dijo que no necesitaba el permiso de nadie para tomar una decisión médica.

Cuando el avión llegó a Alemania con Jemison y el voluntario a bordo, había estado despierta con el paciente durante 56 horas. El paciente sobrevivió.

Mae Jemison decidió ser astronauta

Después de que Sally Ride fuera la primera estadounidense en volar al espacio en un transbordador espacial, el 18 de junio de 1983, el programa de astronautas quedó abierto para las mujeres en la NASA y Jemison no tardó en postularse para un vuelo.

Había visto la película “Star Trek” y quiso emular a la actriz afroamericana Michelle Nichols, quien interpretó a la teniente Uhura en esa película.

En 1987, recibió la noticia de su aceptación en el programa de astronautas. Fue una de los quince candidatas elegidas de entre aproximadamente 2.000 solicitantes.

Mae Jemison vistiendo el traje espacial
Mae Jemison vistiendo el traje espacial. Crédito: NASA

El 4 de junio de 1987, Mae Jemison se convirtió en la primera mujer afroamericana en ser admitida en el programa de formación de astronautas de la NASA.

En 1992, fue la primera mujer afroamericana en viajar al espacio.​ Viajó a borde del Endeavour en la misión STS-47.

Durante los ocho días que estuvo en el espacio,  realizó experimentos sobre la ingravidez y la cinetosis (trastornos ocasionados en el organismo por el movimiento) en ella misma y en otros 6 miembros de  la tripulación.

Despegue de la nave espacial
Despegue de la nave espacial. Crédito: NASA

En total estuvo 190 horas en el espacio, en un trabajo conjunto entre Japón y Estados Unidos.

Jemison recuerda que «Estaba trabajando en la cubierta intermedia, donde no hay muchas ventanas, y cuando pasamos por encima de Chicago, el comandante me llamó a la cabina de vuelo. Fue un momento muy emocionante, porque desde que era una niña había asumido que yo iría al espacio«.

Antes que ella, ya habían viajado al espacio Sally Ride en 1983 y Shannon Lucid en 1985. Ame Jemison disfrutaba sintiéndose como una Trekkie; tenía 31 años, edad para soñar.

Había llevado consigo un póster del Teatro de Danza Americana, pequeños objetos de arte de países africanos y una foto de Coleman, la primera mujer afroamericana que pilotó un avión.

La tripulación de la misión espacial STS-47
La tripulación de la misión espacial STS-47. Crédito: NASA

Vida de Mae Jemison después de los vuelos espaciales

Después de servir en la NASA de 1987 a 1993, Jemison fundó su propia compañía, el “Jemison Group, Inc.”, que desarrolló ALAFITA ​ sistema de telecomunicaciones basado en satélites.

El propósito de este sistema era mejorar el cuidado médico en países en desarrollo.

La astronauta Mae Jemison participó activamente en la Convención Pública organizada por el SETI en el año 2012. Crédito: Anita Harst
La astronauta Mae Jemison participó activamente en la Convención Pública organizada por el SETI en el año 2012. Crédito: Anita Harst

Además, creó la “Fundación para la Excelencia, Dorothy Jemison”; la denominó así en honor a su madre.

«Mis padres fueron los mejores científicos que conocí«, dijo Mae Jemison, «porque siempre hacían preguntas«.

Uno de los proyectos de la fundación de Jemison es “La Tierra que compartimos” (TEWS), un campamento internacional de ciencias, donde estudiantes de edades 12 a 16 años, trabajan para resolver problemas globales actuales, como «Cuántas personas puede sostener la Tierra».

El programa residencial de cuatro semanas ayuda a los estudiantes a desarrollar el pensamiento crítico y diversas habilidades, a través de un currículum experimental.

Los campamentos se han celebrado en el Dartmouth College, en la Escuela de Minas de Colorado, Choate Rosemary Hall y en otros lugares de los Estados Unidos.
TEWS se extendió a estudiantes de secundaria, en programas diurnos, en Sudáfrica y Túnez.

Desde 1995 hasta 2002, fue profesora titular de la Universidad de Cornell y profesora de Estudios Ambientales en la Universidad de Darmouth (en Hanover, al noreste de USA).

Poco después de Mae Jemison, una aviadora que había nacido también en 1956, Eileen Collins, participó en misiones espaciales, aprovechando el camino que ya había abierto para las mujeres, Mae Jemison.

Mae Jemison continúa abogando firmemente a favor de la educación científica y haciendo que los estudiantes minoritarios se interesen por la ciencia.

Considera que la ciencia y la tecnología son una parte muy importante de la sociedad y que los afroamericanos deben estar profundamente involucrados en la ciencia y en la tecnología de USA.

Entre sus proyectos actuales hay varios otros, centrados en el mejoramiento de la salud en África y en el avance de las tecnologías en países en desarrollo.

Ha sido miembro de varias organizaciones científicas, como la “American Medical Association”, la “American Chemical Society”, la “Association for Space Explorers” y la “Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia”.

No han sido pocas las distinciones que ha recibido por sus méritos como astronauta, médico, ingeniera y profesora.

En el Día de la Igualdad de Las Mujeres, Mae Jemison participó bailando con su traje de astronauta. Crédito: Chuck Morris
En el Día de la Igualdad de Las Mujeres, Mae Jemison participó bailando con su traje de astronauta. Crédito: Chuck Morris

Son numerosas y variadas sus actividades científicas y educacionales, así como sus conferencias,  publicaciones de artículos de prensa y libros especializados.

Participa en lo que se ha denominado “100 Year Star ship” que difunde la idea de que existimos para hacer realidad la capacidad del viaje humano más allá de nuestro sistema solar, en los próximos 100 años.
Esta institución se dedica sin reservas a identificar y apoyar los avances radicales en el conocimiento y la tecnología necesarios para lograr el vuelo interestelar.
Al mismo tiempo, quieren ser pioneros, y transformar las aplicaciones innovadoras que mejoran la calidad de vida para todos en la Tierra.

Por todo lo aquí expuesto, Mae Jemison merece que se le haya dedicado esta breve biografía entre “mujeres notables”.

Otras webs que tratan la biografía de Mae Jemison: «Mujeres que hacen la historia» y «Mujer Ciencia Tec«.

Por favor, califica esta biografía utilizando las estrellas: