Biografía de Renata Tebaldi

Renata Tabaldi. Crédito: Web Buscabiografias

Renata Tebaldi soprano italiana, deleitó al mundo con una de las voces más bellas del canto, comparada favorablemente por algunos incluso con María Callas.

Infancia y enfermedad de Renata Tebaldi

Cuando Renata Tebaldi tenía apenas 3 tiernos años, se vio afectada por la poliomielitis.

Esta es una enfermedad ocasionada por un virus que ataca al sistema nervioso de la columna vertebral, y que brotó al inicio del siglo XX.

La polio atacaba en los meses cálidos de verano y arrasaba las ciudades. Muchos sobrevivientes de la polio quedaron discapacitados de por vida.

Felizmente, Renata logró recuperarse considerablemente, aunque con algunas secuelas, que durante su infancia le impidieron tomar parte en los juegos propios de las chicas.

Su inteligente madre (Giuseppina Barbieri) encausó las energías de  la niña en otras actividades, especialmente hacia la música.

Esto contribuyó a que el mundo pudiera gozar y disfrutar de su bella voz.

Renata nació el 1º de febrero de 1922, en Pésaro, ciudad  del norte de la costa adriática italiana, cerca de Bolonia y Venecia.

También había nacido en Pésaro, aunque mucho antes (1792) el gran compositor Rossini,  autor de la ópera “El barbero de Sevilla”.

Iglesia de Pésaro
Iglesia de Pésaro, Italia. Crédito: Wikipedia

El padre de Renata fue Teobaldo Tebaldi, un violoncelista de poco éxito y que  abandonó a su familia cuando Renata era muy pequeña.

Madre e hija se trasladaron a Langhirano,  ciudad natal de Giuseppina. Ésta vio frustrada su carrera de cantante y terminó siendo enfermera.

Viñedos en la zona de Langhirano
Viñedos en la zona de Langhirano. Crédito: Pxhere

Formación musical de la soprano Renata Tebaldi

Renata formó parte del coro de la iglesia de Langhirano, y ahí surgió su interés por la música.

Para gran satisfacción suya, a los trece años empezó a recibir clases de piano.

Con gran esfuerzo, debido a las secuelas de la polio, practicaba hasta cuatro o cinco horas diarias.

En su obligada reclusión hogareña, se entretenía cantando cuanto llegaba a sus oídos, particularmente a través de la radio.

Eran los años 1930, y no había televisión ni nada parecido.

Admirada al escuchar su bella voz, la profesora de piano tomó la iniciativa de ponerla en manos del profesor de canto del Conservatorio de Parma.

Éste, la mantuvo practicando escalas y entrenando su voz, durante casi 2 años.

Solamente  hacia el final del segundo año de su formación como cantante, le permitió aprender canciones del repertorio musical.

Teatro Regio de Parma
Teatro Regio de Parma. Crédito: Wikimedia. Nicola Mazzocato

Formación de Renata Tebaldi como cantante

En una Navidad, Renata fue a Pésaro a pasar las vacaciones con su tío Valentino Tebaldi, quien era dueño de un pequeño café.

Se dio la circunstancia de que una tal Carmen Melis, acostumbraba ir a ese café a comprar pasteles.

Carmen Melis había sido una famosa cantante en La Scala de Milán.

Nada menos que prima donna, amiga de Puccini y había cantado con Enrico Caruso y con Titta Ruffo.

Ya había dejado de cantar, y en ese entonces daba lecciones de canto en el Conservatorio Gioacchino Rossini de Pésaro.

El tío Valentino le habló muy elogiosamente de su sobrina Renata, y Carmen Melis se ofreció para escucharla al día siguiente.

Carmen Melis
Carmen Meli, soprano italiana, una de las actrices más interesantes de ópera y luego notable maestra de voz. Crédito: Wikipedia. PD-US

Renata trabajó con Meli todo el resto de sus vacaciones.

Cuando regresó a Parma, sus progresos en el canto habían sido tales, que nadie podía creer que se tratara de la misma voz.

Fue en ese momento cuando Renata tomó la decisión de trasladarse indefinidamente a Pésaro, donde vivió con la familia de su padre y siguió recibiendo clases de Melis y del Conservatorio.

Primeras apariciones de la soprano Renata Tebaldi

Tebaldi hizo su primera aparición en público en el teatro de Urbino (capital de la provincia de Pésaro).

Poco después, en 1944, a los 22 años hizo su debut en el teatro de Rovigo (provincia del Véneto), con el papel de Elena, de la ópera Mefistófeles.

Así empezó su gira triunfal, cantando varias veces más en Parma («La Bohème» de Puccini y otras óperas).

En 1944, amadrinada por Carmen Meli,  empezó a trabajar en Milán con el director y profesor de canto Giuseppe Pais.

A pesar del patrocinio del director de La Scala, no tuvo oportunidad de actuar, en vista de la ausencia de representaciones durante esos años de guerra.

Actuaciones de Renata Tebaldi después de la guerra

Después de la II Guerra Mundial, protagonizó Desdémona, en «Otelo», y causó una verdadera conmoción en el mundo musical de la época.

Pero, el auténtico ascenso en su carrera le llegó en 1946, cuando Arturo Toscanini, recién llegado de Estados Unidos a Milán, en busca de jóvenes nuevas voces, le dijo que, para el concierto de reapertura de La Scala estaba buscando una «voz de ángel«.

Renata Tebaldi contestó: “voy a hacerlo lo mejor que pueda, Maestro”.

En ese concierto, Renata cantó «Dal tuo stellato soglio«, “Desde tu trono estrellado” de la ópera “Moisés en Egipto” de Rossini; y también la parte de soprano del «Te Deum» de Verdi.

La Scala de Milán
La Scala de MIlán se inauguró en 1778 con una ópera de Antonio Salieri. Crédito: Wolfgang Moroder

También en 1946, cantó los papeles de Margherita y Elena, en «Mefistófeles»; y el papel de Elsa, en «Lohengrin» de Wagner.

En 1947, ya estaba en plena carrera triunfal, con el entusiasta apoyo de público y crítica. Cantó «La Bohème«; y con el papel de Eva, en «Los Maestros Cantores«, de Wagner.

Triunfos de Renata Tebaldi en los años 1950

En 1950, Arturo Toscanini la animó a que cantara el papel de Aida. Tebaldi estaba convencida que ese papel estaba reservado para una soprano dramática.

Pero el maestro la persuadió de que lo ensayara en su estudio, y finalmente la cantó en La Scala.

Esta actuación fue el mayor éxito de sus primeros años, lanzando definitivamente su carrera.

Arturo Toscanini
Arturo Toscanini el más grande Director de orquesta en el siglo XX. Crédito: US Office of War Information

Entre 1947 y 1976, cantó en la Ópera de Roma, en la Comunale de Florencia, en el San Carlo de Nápoles y en la Scala de Milán, en donde era la gran estrella.

Carrera internacional de Renata Tebaldi

Su carrera Internacional comenzó con una gira, junto a la compañía de La Scala, actuando en el Festival de Edimburgo y, tras ello, en el Covent Garden de Londres.

Su repertorio siguió siendo el papel de Desdémona en «Otelo» y el «Réquiem» de Verdi.

Más adelante, en 1950, Renata Tebaldi hizo su debut en América, cantando «Aida», en la ópera de San Francisco.

En 1955, cantó en el Metropolitan de Nueva York con el papel de Desdémona de «Otelo», junto a Mario del Mónaco.

Durante los siguientes veinte años, el Metropolitan fue su mayor centro de actividad.

Cantó más en el Metropolitan que en ningún otro lugar, por la estrecha relación que estableció con su público.

En total cantó allí alrededor de 270 veces; óperas como La Bohème, Madame Butterfly, Tosca, Manon Lescaut, La Fanciulla del West, Otelo, La Forza del Destino, Simón Bocanegra, Falstaff, Andrea Chénier, La Gioconda y La Traviata.

Metropolitan de Nueva York
El Metropolitan de Nueva York programa 27 óperas cada año, con un total de 220 representaciones. Tiene 3.265 butacas. Crédito: Wikipedia

También tuvo brillantes actuaciones en Alemania, Londres, París, Viena, Barcelona, Japón y Sudamérica.

En 1953, debutó en el Teatro Colón de Buenos Aires, con «Aida» de Verdi y «Tosca» de Puccini.

Principal repertorio musical de Renata Tebaldi

Su preferencia estaba en papeles melodramáticos de las óperas de Verdi.

El famoso director alemán Karl Böhm le suplicó que aprendiera alemán para así poder cantar en las óperas de Wagner, en los papeles de Eva en «Los Maestros Cantores«, de Elsa en «Lohengrin», y de Isabel en «Tannhäuser».

Tebaldi también cantó «La Pasión según San Mateo» de Bach e incluso el papel de Cleopatra, de la ópera «Julio César» de Haendel.

Directores y compañeros en sus actuaciones

Sus compañeros de escena fueron los más grandes cantantes de la época.

Entre otros: Plácido Domingo, Alfredo Kraus, Carlo Bergonzi, Jussi Bjoerling, Franco Corelli, Mario del Mónaco, Giuseppe Di Stefano, Nicolai Gedda, Beniamino Gigli, Richard Tucker, Jon Vickers, Ramón Vinay, Lauri Volpi y muchos otros.

Renata Tebaldi actuó bajo la dirección de los más notables directores.

Entre ellos, figuras tales como: Arturo Toscanini, Zubin Mehta, Leonard Berstein, Herbert von Karajan, Vladimir Ashkenazy, Karl Böhm, Richard Bonynge, Carlo Maria Giulini, Rudolf Kempe, James Levine, Dimitri Mitropoulos, Francesco Molinari-Pradelli, Mario Rossi, Víctor de Sabata, Sir Malcolm Sargent, Tullio Serafin y Sir Georg Solti.

Madame Butterfly
Renata Tebalid interpretando a Madame Butterfly. Crédito: Wikipedia. NBC Television

Rivalidad entre Renata Tebaldi y María Callas

Es imposible no mencionar la rivalidad que hubo durante casi 30 años entre Renata Tebaldi y María Callas.

Ambas, sopranos maravillosas. Se conocieron en 1947, en el festival de Verona.

Ambas cantaron, aunque sin coincidir, en La Scala de Milán, interpretando el papel de Aida, de la ópera de Giuseppe Verdi.

En 1951, estuvieron juntas en una gira por Sudamérica y terminaron enemistadas.

En medio de esta rivalidad, el director de La Scala, Antonio Ghiringhelli, hizo varios intentos infructuosos para conseguir que cantaran juntas.

También Walter Legge, productor de los discos de María Callas, llegó a sugerir que cantaran juntas «La Valkiria«, en La Scala: Tebaldi actuaría en el papel de Siglinda y Callas en el de Brunilda. Ambas se negaron rotundamente.

No vale la pena, en esta corta reseña biográfica, detallar los dimes y diretes que se cruzaron entre estas dos excepcionales sopranos.

En realidad, Tebaldi y Callas fueron dos cantantes extraordinarias y lo que importaba al público era disfrutar de sus maravillosas voces.

María Callas y Renata Tebaldi
María Callas y Renata Tebaldi en Verona. Crédito: Paolo Corsi

Méritos artísticos de Renata Tebaldi

A pesar de su potente voz, Tebaldi siempre se consideró, como una soprano lírica y centró su carrera en las  óperas de Verdi y de Puccini, donde su límite alto y su falta de una florida técnica, no le causaban problema alguno.

Su enorme presencia en escena, provenía de su espléndida voz,  bellísima y pura “como la de un ángel” y homogénea en todos los registros; desde sus notas más altas, hasta las más bajas era de un timbre suavísimo.

Aida de Verdi en Verona
Representación de Aida de Verdi, en el Arena de Verona. Crédito: Wikipedia. Christian Abend

Últimos años de la gran soprano Renata Tebaldi

Se retiró de los escenarios de ópera el 8 de enero de 1973, cantando en el Metropolitan de Nueva York el papel de Desdémona.

Al final de su carrera, había cantado en unas 1.262 ocasiones, de las cuales 1.084 fueron en óperas completas y 214 en recitales.

Cantó por última vez en La Scala de Milán en 1976, a la edad de 54 años.

Murió, 28 años más tarde, el 19 de diciembre de 2004, a la edad de 82 años, en su casa de San Marino.

Su cuerpo descansa en la capilla familiar del cementerio de Langhirano, la ciudad en donde se escucharon sus primeros trinos infantiles.

Fue una de las más extraordinarias cantantes de la historia.

Dos de las muchas webs que aportan informaciones acerca de Renata Tebaldi, son: «Mujeres en la historia» y «Biografías y vidas«.

Por favor, califica esta biografía utilizando las estrellas: