Biografía de Nadia Comaneci

Nadia Comaneci ha dejado su nombre y su imagen de manera indeleble en la memoria de quienes tuvieron la suerte de verla en los Juegos Olímpicos de Montreal, el 18 de julio de 1976.

La gimnasta extraordinaria que asombró al mundo

Ese día, una delicada niña de 14 años captó la admiración de todo el mundo y su hermosa sonrisa se reflejó en las rostros de los que estaban en el estadio o mirando la TV.

Hizo historia al conseguir el primer “10 perfecto” en un ejercicio de gimnasia artística en unos Juegos Olímpicos. Desde entonces, Nadia Comaneci es una leyenda del deporte.

Nadia Comaneci en Montreal 1976
Nadia Comaneci en Montreal 1976. Crédito: web radiospor.cl Alfonso Zúñiga Catalán

Infancia y preparación de una extraordinaria gimnasta

Nadia Comaneci nació el 12 de noviembre de 1961, en Rumanía, en un pueblo llamado Oneste.

En rumano, Nadia significa Esperanza, nombre que le pusieron sus padres, Georghe y Stefania Comaneci.

Cuando apenas tenía seis tiernos años, fue reclutada para el equipo de gimnasia artística de su ciudad natal, por el entrenador Béla Károly (nacido en 1942).

Béla Károly tenía 19 años y Nadia Comaneci fue una de sus primeras discípulas.

Marta, esposa de Béla Károly también era entrenadora del equipo.  El entrenamiento era duro y de alta exigencia, pues el joven entrenador se había fijado metas muy elevadas.

Cuando sus entrenadores le decían a Nadia que hiciera cinco rutinas en la barra, ella hacía siete.

Nadia Comaneci con Bela Karoly
Nadia Comaneci con Bela Karoly. Crédito: Comité Olímpico Rumano. Teodora Unguréame

Sus primeros pasos en competencias de gimnasia

Nadia Comaneci empezó a competir a nivel nacional en 1970, como miembro del equipo de su pueblo natal, Oneste.

Nadia a los 14 años
Nadia a los 14 años. Crédito: Wikimedia

En 1974, a los 13 años, tuvo un éxito notable en el Campeonato Europeo de Gimnasia, en Noruega: ganó tres medallas de oro y una de plata.

Un año después, en las competiciones preolímpicas de Montreal, superó con cuatro victorias individuales a la pentacampeona soviética.
Y quedó en la primera posición en la clasificación general individual.

Ese mismo año, Associated Press la eligió Atleta del Año. Los entrenadores Béla y Márta habían pulido un diamante en bruto, y habían preparado a la mejor gimnasta de todos los tiempos.

Nadia Comaneci triunfa a nivel internacional

En 1976, Nadia triunfó en Nueva York. Además de hacerse con la victoria en la Copa América, se convirtió en la primera mujer que realizaba el dificilísimo doble mortal de espaldas, en la salida de un ejercicio de asimétricas.

Nadia en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976
Nadia en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976. Crédito: web esenciaymisterio

El 18 de julio de 1976, una niña de 14 años y 30 kilos, con maillot blanco y coleta, deleitó a todos los aficionados con sus gráciles vuelos.

Nadia Comaneci realizó ejercicios increíblemente bellos y perfectos. Todo el estadio enloqueció después de 20 segundos de verdadera magia.

Sin embargo, el marcador electrónico mostró un “1,00”, absolutamente increíble. El aparato no estaba preparado para dar la máxima calificación.

De inmediato, la megafonía anunció que la nota real era un “10,00”. Estallaron de nuevo, prolongados aplausos de los 18.000 espectadores, que celebraban así la primera calificación perfecta en la historia de la gimnasia femenina.

Nadia Comaneci ganó su primer oro olímpico. Esta calificación de 10 perfecto, fue el primero de otros 10 perfectos que consiguió.

En ese 18 de julio de 1976, esta niña, auténtico prodigio de la gimnasia, obtuvo siete máximas puntuaciones (10).

Además, consiguió  las medallas de oro en las disciplinas de paralelas asimétricas y de barra de equilibrio, así como en la general individual.

El gobierno rumano premia a esta gran gimnasta

Nadia regresó a Rumanía consagrada como una estrella. Fue convertida en un icono y colmada de honores por el régimen comunista de Nicolae Ceausescu.

La nombraron «heroína del trabajo socialista» y premiada con una casa, un coche y un sueldo del Estado.

El Presidente de Rumanía y el Presidente de Estados Unidos
El Presidente de Rumanía y el Presidente de Estados Unidos, en 1978. Crédito: Wikimedia. Casa Blanca USA

Nadia Comaneci se centraba en seguir entrenándose y compitiendo. Tuvo que soportar un estricto control en su vida por parte de las autoridades.

La presión sobre ella era máxima, pues no querían desperdiciar nada de la publicidad que les daba esta extraordinaria atleta.

Nadia Comaneci sigue cosechando triunfos

En 1978, en el Campeonato Mundial de Estrasburgo, Nadia obtuvo otras dos medallas de oro: una en suelo y otra en barra de equilibrio.

Nadia Comaneci en octubre de 1977
Nadia Comaneci en octubre de 1977, entrenando en el Hastford Civic Center.,USA. Crédito: Wikipedia

Durante estos años de competición al más alto nivel, ganó el título de tricampeona del concurso completo individual del Campeonato Europeo;.

Además, fue proclamada bicampeona olímpica de barra de equilibrio. Fue pentacampeona del concurso completo individual, en campeonatos nacionales.

En los Juegos de Moscú de 1980, continuó acumulando éxitos. Dos oros y dos platas más, cerraron su carrera olímpica.

En ese mismo año 1980, sus dos entrenadores, Béla y Márta Karolyi,  aprovecharon una gira por Estados Unidos para desertar de Rumanía.

Nadia Comaneci regresó a su país; pero pronto se retiró de la alta competición. Su última aparición en un torneo mayor fue en el Campeonato Mundial Universitario que se celebró en Bucarest en 1981.

En esa ocasión ganó cinco medallas de oro. El régimen de Ceausescu temió que pudiera seguir los pasos de sus entrenadores y duplicó vigilancia sobre ella.

Entre 1984 y 1989, Nadia Comaneci fue miembro de la Federación Rumana de Gimnasia. Entonces se dedicó a entrenar a las jóvenes gimnastas de su país.

Nadia Comaneci decidió huir de Rumanía 

En 1989, huyó de Rumanía con la intención de refugiarse en Estados Unidos. Una fría noche de otoño salió de su casa, cruzó un bosque junto con otros cinco desconocidos y llegó a Hungría, desde donde partió a Austria.

Desde ahí, pudo viajar a Estados Unidos, en donde comenzó una nueva vida. Tenía 28 años, toda la vida por delante y quería ser libre.

Nadia Comaneci empieza nueva vida en USA

En Estados Unidos, trabajó promocionando equipos para gimnasia,  lencería, equipamiento de aeróbic y vestidos de novia.

Bart Conner y Nadia
Bart Conner gimnasta norteamericano especializado en barras, campeón mundial en 1979. Crédito: web german.fansschare

Al poco tiempo, se le concedió la ciudadanía estadounidense.

En 1994, se comprometió con el gimnasta norteamericano Bart Conner y regresó a Rumanía por primera vez después de su huida.

Una gimnasta española, Almudena Cid, en ese año 1994, empezaba a despertar el entusiasmo de los admiradores de las gimnastas.

Nadia y Bart se casaron en Rumanía, en abril de 1996. Ella decía: “Siempre que puedo, vuelvo y trato de enseñar lo que sé de mi deporte y de motivar a las nuevas generaciones, animándolas a seguir con su carrera y con lo que aman”.

Esta gran gimnasta se volcó en la solidaridad

Comaneci continúa involucrada en el deporte: es miembro de algunas asociaciones y federaciones.

Además es fundadora de una institución filantrópica, y colabora con otras instituciones similares, tanto en Rumanía como en los Estados Unidos.

También es colaboradora, junto con su marido, de la revista “International Gymnast”.

En 1999, Nadia Comaneci se convirtió en la segunda atleta que recibió una invitación para hablar ante las Naciones Unidas.

En las Naciones Unidas, anunció al mundo que el año 2000 quedaba proclamado como «Año Internacional del Voluntariado«.

Año del Voluntariado 2001
Año del Voluntariado 2001

En diciembre de 2003, publicó su primer libro: “Cartas a una gimnasta joven”.

Con ocasión de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, participó como comentarista en el equipo de la cadena “Televisa” de México.

Repitió experiencia en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y Londres 2012. En estos dos eventos participó con sus comentarios expertos en la disciplina de la gimnasia.

Su acreditada experiencia captó notablemente la atención de los televidentes hacia el canal mexicano.

El 3 de junio de 2006 dio a luz, en Oklahoma City, a su primer hijo, al cual llamó Dylan Paul.

Actualmente, Nadia Comaneci continúa vinculada con el mundo de la gimnasia y está involucrada en diversas obras de caridad en todo el mundo.

Ella y su esposo son propietarios de la Academia Conner de Gimnasia,  y de algunas tiendas de material deportivo.

Ambos publican la Revista Internacional de Gimnasia (International Gymnast Magazine).

Actualmente, Nadia Comaneci es vicepresidenta del Consejo de Dirección de Olimpíadas Especiales. Además, es Presidenta de Honor de la Federación Rumana de Gimnasia.

Ostenta el cargo de Presidenta Honorífica del Comité Olímpico Rumano. El gobierno la nombró Embajadora de Deportes de Rumanía. También es Vicepresidenta del Consejo de Dirección de la Asociación para la Distrofia Muscular.

Además, es miembro de la Fundación de la Federación Internacional de Gimnasia.

Ha recibido dos veces la condecoración de la Orden Olímpica de manos del Comité Olímpico Internacional, y ha puesto en marcha, en Bucarest, una Clínica de Caridad que ayuda a los niños huérfanos.

Dos de las muchas webs que aportan información acerca de Nadia Comaneci, son: «ABC Deportes» y «Biografías y vidas«.

Por favor, califica esta biografía utilizando las estrellas: