Biografía de Florence Nightingale

El nombre de Florence Nightingale siempre se asocia con “Enfermería”. En el famoso Hospital Saint Thomas de Londres todavía funciona la primera Escuela de Enfermería fundada por Florence Nightingale.

Y ahí se puede visitar el «Museo de Florence Nightingale». Hay otros museos dedicados a su memoria en el Reino Unido  y en Turquía.

Sala Nightingale en el Hospital Universitario Saint Thomas, de Londres. Crédito: Wlcome Trust
Sala Nightingale en el Hospital Universitario Saint Thomas, de Londres. Crédito: Welcome Trust

Una placa de bronce, adosada al pedestal del “Memorial a la Guerra de Crimea en el cementerio de Estambul, lleva la inscripción: “A Florence Nightingale, cuyo trabajo cerca de este cementerio un siglo atrás, trajo alivio al sufrimiento humano y sentó las bases de la enfermería como profesión”.

Florence Nightingale nació el 20 de mayo de 1820, en Florencia, en donde se encontraban sus padres, pertenecientes a una familia británica de clase alta. La bautizaron con el nombre de Florencia.

En esto tuvo más suerte  que su hermana mayor, la cual había nacido cuando la familia visitaba la ciudad de Parthenopolis (cerca de Nápoles) y la niña recibió el nombre de Parthenope.

Su padre, William Nightingale, era un terrateniente sumamente rico, cuya familia se codeaba con los estratos más altos de la sociedad inglesa.

Florence tuvo la suerte de que su padre creía que las mujeres también debían recibir educación. Como en ese tiempo no era bien visto que las mujeres fueran al colegio y menos a la universidad, él personalmente les enseñó a sus hijas: italiano, latín, griego, filosofía, historia, literatura y matemáticas.

"<yoastmark

A la temprana edad de 17 años, con la rotunda oposición de su madre y de su hermana, Florence comunicó a la familia su decisión de dedicarse a la enfermería, en cuanto adquiriera una mínima preparación.
Desde entonces tuvo esto en mente. Su manifiesta inteligencia y erudición, le conquistaron las simpatías de personajes importantes en política, tales como Richard Monckton Milnes, Benjamin Jowett y Sidney Herbert. ​

Retrato del barón Richard Morton Miles, influyente mecenas inglés, poeta y poñítico. Crédito: fotógrafo Barrard & Gerrard
Retrato del barón Richard Morton Miles, influyente mecenas inglés, poeta y político. Crédito: fotógrafo Barrard & Gerrard

En este periodo de juventud, Florence realizó viajes por Grecia y Egipto.
Sus escritos acerca de Egipto son testimonio de su proceso de aprendizaje, y de sus habilidades literarias.

En 1850, visitó la comunidad religiosa luterana de Kaiserswerth en Alemania. En esta institución, observó cómo el Pastor Theodor Fliedner y  sus asistentes trabajaban atendiendo a enfermos marginados.

Aprovechó para recibir entrenamiento médico, durante 4 meses. Su padre la proveía de un ingreso anual de 500 libras.
Esto era más que suficiente para que pudiera llevar una vida confortable y proseguir con su formación.

En 1853, asumió el cargo de superintendente en el “Instituto para el Cuidado de Señoras Enfermas”, de Londres.

En ese mismo año estalló la Guerra de Crimea, un conflicto del Imperio Ruso contra Turquía, Francia, el Reino Unido y el Reino de Cerdeña.

Las batallas se disputaron principalmente en la península de Crimea, en torno a la base naval de Sebastopol.
La guerra se saldó con la derrota de Rusia, en 1856.

Eran terribles las noticias que llegaban a Londres, acerca de las pésimas condiciones de los heridos.
Florence Nightingale decidió pedir a su amigo Sidney Herbert, en aquel entonces Secretario de Guerra, que posibilitara su traslado a la zona de conflicto, junto a un grupo de enfermeras entrenadas por ella misma.

El 21 de octubre de 1854, Florence  y un equipo de 38 enfermeras voluntarias partieron hacia el Imperio Otomano.
Allí se encontraron con que los soldados heridos recibían tratamientos totalmente inadecuados por parte del sobrecargado equipo médico.
Los suministros médicos escaseaban, la higiene era pésima y las infecciones muy frecuentes.

Hospital de Scutari, en donde Florence Nightingales realizó su trabajo de ayuda hospitalaria y sanitaria durante la Guerra de Crimea
Retrato del Hospital de Scutari, en donde Florence Nightingale realizó su trabajo de ayuda hospitalaria y sanitaria durante la Guerra de Crimea

Algunas estadísticas mostraban que fallecieron diez veces más soldados por tifus, fiebre tifoidea, cólera y disentería que por heridas en el campo de batalla. Las condiciones en el hospital de las barracas eran nocivas para los pacientes. Esto se debía al hacinamiento, a los deficientes desagües sanitarios y a la falta de ventilación.

Seis meses después de recibir los informes enviados por Florence Nightingale, el gobierno británico envió una comisión sanitaria.
Se ordenó la limpieza de los vertederos contaminantes y la mejora de la ventilación.
A partir de esas medidas el índice de mortalidad bajó rápidamente.

Algunos superviviente de estos hospitales, recordaban cómo, en las noches, la grácil figura de Florence se deslizaba silenciosamente por los corredores. Cuando todos los oficiales médicos se habían retirado, ella efectuaba sus rondas nocturnas con una pequeña lámpara en su mano.

A su regreso a Londres, comenzó a reunir pruebas, a fin de fundamentar su opinión de que los soldados fallecían a causa de las deplorables condiciones de vida en el hospital.

Esta experiencia influyó decisivamente en su carrera posterior, llevándola a abogar por la importancia de mejorar las condiciones sanitarias hospitalarias.

Sus esfuerzos ayudaron a reducir las muertes en el ejército, y a promover el correcto diseño sanitario de los hospitales.

No era una niña rica que se contentara con criticar, indignarse y lanzar incendiarias soflamas para atraer la fácil popularidad.

Era demasiado ejecutiva y práctica, como para no darse cuenta de que hablando y vociferando no se arreglaba nada.
Para hacer algo útil necesitaba mucho dinero y el apoyo de las autoridades y de quienes tenían dinero y poder.

En esos momentos, la formación matemática que le dio su padre reveló su utilidad.
Necesitaba números y cifras que acompañaran a sus palabras.
Pero las cifras solas, son frías y difíciles de entender.
Se le ocurrió que los gráficos eran el instrumento ideal para comunicar lo que sabía.

Se convirtió en pionera del uso de representaciones visuales de la información y en gráficos estadísticos.

De hecho, fue una pionera en la representación gráfica de datos estadísticos. Se le atribuye el desarrollo de una forma de gráfico circular hoy conocida como diagrama de área polar, o como diagrama de la rosa de Nightingale, equivalente a un moderno histograma circular.

"<yoastmark

Hizo un uso intensivo de este tipo de gráficos en sus informes ante los miembros del parlamento británico.
También utilizó estos gráficos , ante funcionarios civiles y ante los poderosos. Con ellos, les demostró a todos la magnitud del desastre sanitario en el ejército durante la Guerra de Crimea.

En 1859, Nightingale fue elegida como la primera mujer miembro de la Royal Statistical Society”.
Más tarde fue elegida como miembro honorario de la “American Statistical Association”.
Poco antes, otra mujer británica, Ada Lovelace, se había distinguido por sus aportes a las matemáticas.

Florence fue muy conocida por sus contribuciones en los campos de la Enfermería y de la Estadística.
Su obra también constituye un importante eslabón en la defensa del feminismo, en Inglaterra.

En1855, mientras aún permanecía en Crimea, se celebró una asamblea pública con el propósito de reunir fondos para homenajearla.

Fue tal el éxito de la convocatoria, que se decidió crear el “Fondo Nightingale” para el entrenamiento de enfermeras. Sidney Herbert fue secretario honorario de la Fundación y  el duque de Cambridge, primer presidente.

Gracias a este fondo, de 45.000 libras, Florence pudo inaugurar la “Escuela de Entrenamiento Nightingale” en el hospital Saint Thomas.
Las primeras enfermeras entrenadas en esta Escuela, comenzaron a trabajar el 16 de mayo de 1865, en la “Enfermería Liverpool”.

También recolectó fondos para fundar el hospitalReal Buckinghamshire” de Aylesbury, cerca de su mansión familiar.

El diseño del edificio estuvo fuertemente influido por las ideas de Nightingale. Fue el primer hospital civil que incorporó en sus diseños: el sistema de ventilación, la amplitud de las escaleras y la disposición de los armarios.

Hospital Buckinghamshire. Crédito: John M.
Hospital Real Buckinghamshire. Crédito: John M.

En ese mismo año 1859, se publicaron sus “Notas sobre Enfermería: Qué es y qué no es la Enfermería”.
Este pequeño libro sirvió como base del programa de estudios de la Escuela Nightingale y de otras escuelas de enfermería.
En él, daba importancia a la higiene, para mantenerse en estado de salud, previniendo la enfermedad, o recuperándose de ella.

El libro fue el primero de su tipo. Apareció en una época en la que recién empezaban a conocerse las más elementales normas de sanidad.
Los hospitales estaban plagados de infecciones y las enfermeras aún eran consideradas como personas ignorantes, sin educación profesional.

Este libro hizo que Florence Nightingale fuera reconocida como fundadora de la enfermería moderna.

Además de Notas sobre Enfermería, publicó otros libros en forma de “Notas” que tratan de la correlación entre las técnicas sanitarias y las instalaciones médicas; y “Notas” acerca de cuestiones que afectan a la Salud, a la Eficiencia y a la Administración Hospitalaria del Ejército Británico.

Otro de sus mayores logros, fue la introducción de enfermeras entrenadas para el cuidado de enfermos a domicilio, en Inglaterra y en Irlanda.
Esta innovación es considerada como el antecedente del Servicio Nacional de Salud británico, establecido cuarenta años después de su muerte.

En la década de 1870, amadrinó a Linda Richards, conocida como la Primera Enfermera Entrenada de América.
En Londres, Linda Richards se  capacitó para retornar a Estados Unidos con el conocimiento y el entrenamiento adecuados para establecer en USA escuelas de enfermería de alta calidad.
Linda Richards se convirtió en una gran pionera de la enfermería en Estados Unidos; y más tarde, en Japón.

Linda Richards. Crédito: Elizabeth Hanink, en la web "workingnurses.com"
Linda Richards. Crédito: Elizabeth Hanink, en la web «workingnurses.com»

En sus últimos años, Florence Nightingale realizó un exhaustivo informe estadístico acerca de las condiciones sanitarias en las zonas rurales de la India, y lideró la introducción de mejoras en la atención médica y del servicio de salud pública en ese país.

Presionó exitosamente a favor del establecimiento de una Comisión Real para tratar la situación sanitaria india. Con ello pretendía mejorar las condiciones sanitarias de los soldados en ese país.

En 1870, tuvo una influencia decisiva en la creación de la Cruz Roja Británica.
Además, .fue miembro activo del “Comité de Damas” de esta institución. Florence Nightingale se interesó por las actividades del Comité, hasta su fallecimiento.

Henri Dunant, fundador de la Cruz Roja, manifestó en una visita a Londres, en 1872, que fue el trabajo de Florence Nightingale en Crimea lo que le inspiró para viajar a Italia durante la guerra de 1859.

l filántropo suizo Henri Dunant, fundador de la Cruz Roja, recibió el Premio Nobel de la Paz 1901.
El filántropo suizo Henri Dunant, fundador de la Cruz Roja, recibió el Premio Nobel de la Paz 1901.

El 13 de agosto de 1910, a los 90 años, Florence Nightingale falleció mientras dormía en su habitación, en Londres. ​Sus familiares rechazaron el ofrecimiento de sepultarla en la Abadía de Westminster. Fue enterrada en el cementerio de la Iglesia de St. Margaret, en la tumba de la familia, en East Wellow, Hampshire.

Varias fundaciones llevan su nombre. Entre ellas la “Nightingale Research Foundation” de Canadá, dedicada al estudio y tratamiento del síndrome de fatiga crónica.
Se sospecha que Nightingale padecía este síndrome.​
En 1912, el “Comité Internacional de la Cruz Roja” instituyó la “Medalla Florence Nightingale”.
Este reconocimiento se entrega cada dos años a enfermeras o auxiliares de enfermería, por servicios destacados.

Indudablemente fue una mujer de extraordinaria inteligencia, sumamente eficiente y de una generosidad sin límites.
Florence Nightingale fue la antecesora de otras admirables mujeres que dedicaron su vida en favor de la paz, tales como la aristócrata y escritora austríaca Bertha von Suttner, la cirujana francesa Suzanne Nöel o la enfermera polaca Irene Sendlerowa.

Por favor, califica esta biografía utilizando las estrellas: