Biografía de Bertha von Suttner

Bertha Suttner. Crédito: Wikipedia

Bertha von Suttner fue una pacifista y escritora austriaca. En 1905 se convirtió en la primera mujer distinguida con el Premio Nobel de la Paz y la segunda mujer laureada con un Nobel. La primera, fue Marie Curie.

Infancia y familia de Bertha von Suttner

Bertha von Suttner, nació en Praga, el 9 de junio de 1843; fue hija póstuma del conde Franz Kinsky von Wchinitz und Tettau, muerto a los 75 años, poco antes de que naciera ella.

El conde Kinsky había sido mariscal de campo del Imperio y consejero militar.

Su madre,  Sophie von Körner era pariente lejana del poeta Theodor Körner.

La niña Bertha tenía el título de baronesa y se crió en un ambiente aristocrático fuertemente impregnado del militarismo del imperio austro-húngaro.

Probablemente, la tradición militar de la familia fue una de las causas de su fuerte compromiso pacifista.

En su infancia y adolescencia, Bertha aprendió alemán, italiano, inglés y francés. Como todas las chicas nobles, tocaba el piano y viajaba mucho.

La enseñanza la recibió en palacio, como era habitual.

El aprendizaje dependió de su inteligencia y de sus deseos de aprender.

Retrato de Bertha von Suttner en el año 1973. Crédito: Wikimedia
Retrato de Bertha von Suttner en el año 1873. Crédito: Wikimedia

La pasión por el juego de su madre Sophie von Korner, hizo perder a toda la familia la fortuna heredada.

Bertha Von Suttner en su juventud

Por lo cual, desde 1873, Bertha tuvo que empezar a ganarse la vida como institutriz, en casa del barón Karl von Suttner, un empresario de Viena.

Bertha ya tenía 30 años y una extensa cultura.

Sin embargo, su madre consiguió que diera clases de música e idiomas a las cuatro hijas del barón Gustav von Heine-Geldern.

Esto fue el preliminar ideado por la madre de Bertha, que empezó a maquinar un compromiso de matrimonio entre su hija y el barón.

Económicamente, la dote del barón habría sido algo muy ventajoso para Bertha; pero ella se negó y anuló el compromiso.

La causa fue que Bertha se había enamorado de Arthur, el benjamín de la familia von Suttner, siete años más joven que ella.

Entre el amor y la riqueza, Bertha eligió el amor, lo que honra y define a esta joven que había crecido acostumbrada al lujo y a las comodidades de palacio.

Bertha es colocada como secretaria de Alfred Nobel

En 1876, la madre de Arthur vob Suttner despidió a Bertha, para poner fin a la relación entre ambos.

Lo hizo de manera amistosa, y para no dejarla sin medios de vida, la colocó como secretaria privada de Alfred Nobel en París.

Alfred Nobel, nacido en Estocolmo en 1833, era químico, ingeniero, inventor y fabricante de armas, famoso principalmente por la invención de la dinamita.

Fue propietario de la empresa Bofors, compañía dedicada a la producción de hierro y acero, a la fabricación a gran escala de cañones y otros armamentos.

Durante su vida, Alfred Nobel registró 355 patentes.

Alfred Nobel, inventor de la dinamita y creador de los premios Nobel
Alfred Nobel, inventor de la dinamita y creador de los premios Nobel. Crédito: Wikipedia

A poco de llegar Bertha, como secretaria, Alfred Nobel fue llamado a Suecia por su rey.

Aunque la posición de secretaria le duró sólo dos semanas, se estableció entre Bertha y Nobel una intensa relación de amistad que perduró a través de un frecuente intercambio de cartas.

Bertha se casó con Arthur von Suttner

Bertha regresó a Viena, donde se casó en secreto con Arthur von Suttner el 12 de junio de 1876,  en contra de la voluntad de los padres de él.

Como consecuencia, Arthur fue desheredado.

La pareja se trasladó a la región de Georgia, en el Cáucaso, en donde vivieron durante más de ocho años.

Allí, en Georgia, se ganaron la vida con pequeños trabajos, escribiendo novelas y haciendo traducciones.

Es seguro que su origen aristocrático le abrió puertas en Georgia, pero ellos quisieron y supieron subsistir con su trabajo.

Al estallar la guerra ruso-turca de 1877-78, Arthur comenzó a publicar en los semanarios alemanes novelas sobre la guerra, el país y sus gentes .

Retrato de Arthur von Suttner, posiblemente en 1887. Fue novelista y fundó una Asociación para evitar el antisemitismo en Alemania y en Austria
Retrato de Arthur von Suttner, posiblemente en 1887. Fue novelista y fundó una Asociación para evitar el antisemitismo en Alemania y en Austria. Crédito: Wikipedia

El comienzo de Bertha como periodista

Bertha von Suttner empezó su actividad como periodista, con el seudónimo de B. Oulet, escribiendo para los periódicos austriacos historias breves, ensayos, reportajes de guerra y de viajes.

Obtuvo un éxito similar al de su marido.

En 1885, ya reconciliados con sus familias, como sucede siempre con el paso del tiempo y el reposo de los sentimientos, regresaron a Austria.

Se instalaron en uno de los castillos de los Suttner, en Harmannsdorf, ciudad situada en el Estado Federal denominado Baja Austria.

Las ideas de la periodista Bertha von Suttner

Como escritora, Bertha se interesó especialmente por el tema del pacifismo.

En 1886,  escribió el libro “High Life” en el que abordaba el respeto por el hombre y por su libre albedrío.

El pacifismo de Bertha Suttner es un pacifismo ético, fundamentado en la capacidad moral del hombre para comprender que la guerra no debe seguir destruyendo vidas y sembrando odios.

Su pensamiento se integra en las ideas liberales de su época y en la fe en el progreso humano. Todos sus escritos destilan un profundo humanismo.

Poco después, al participar en una mesa redonda y conversando con el filósofo e historiador francés Ernest Renan, éste le dio a conocer la existencia de la “Asociación Internacional de Arbitraje y Paz” fundada por el británico Hodgson Pratt en 1880 y que permitía a las mujeres formar parte del comité ejecutivo.

Gracias a su inteligencia, a sus inquietudes y al conocimiento de idiomas, Bertha von Suttner también recibió la influencia directa de personalidades como el historiador inglés Henry Thomas Buckle, el naturalista y antropólogo inglés Herbert Spencer, Charles Darwin y otros intelectuales de similar nivel cultural.

El valiente pacifismo de Bertha von Suttner

En 1889, a la edad de 46 años, publicó la novela Die Waffen nieder! (¡Abajo las armas!), que se convirtió rápidamente en un clásico del movimiento pacifista internacional y fue traducido a varios idiomas.

En esta obra, Bertha von Suttner describe la guerra desde el punto de vista de una mujer, lo que tocó muy fuerte la fibra sensible de la sociedad y suscitó numerosos debates sobre el militarismo y la guerra.

Este libro afectó profundamente al industrial de la guerra, Alfred Nobel, y le inspiró la idea de crear un Premio a la Paz.

La pareja von Suttner pasó el invierno de 1890-91 en Venecia. Bertha no perdió el tiempo e impulsó la creación de una «Sociedad de la paz de Venecia«.

Retrato firmado, de Bertha von Suttner, en 1896. Crédito: Martin Maack
Retrato firmado, de Bertha von Suttner, en 1896. Crédito: Martin Maack

En Venecia conoció y animó al marqués Benjamino Pandolfi, el cual estaba dedicando el esfuerzo personal y de toda su familia en promover la reunión entre representantes de otros países para celebrar “conferencias interparlamentarias».

La Unión Interparlamentaria fue fundada el 30 de junio de 1889, como organización internacional de los parlamentos.

Representaba a la rama legislativa de los gobiernos en una escala mundial, con el propósito fundamental de promover la paz y la democracia a través del diálogo político.

Muchas otras valerosas mujeres siguieron su ejemplo de lucha por la paz y en favor de los damnificados por la guerra.

Por ejemplo, la cirujana francesa Suzanne Nöel y la enfermera polaca Irena Sendlerowa.

Reconocimientos a Bertha von Suttner

Como reconocimiento a sus trabajos contra la guerra y en favor de la comprensión entre los pueblos, en 1905 Bertha von Suttner recibió el Premio Nobel de la Paz.

En 1910 publicó un volumen con sus Memorias.

Bertha Von Suttner cuando recibió el Premio Nobel de la Paz, en 1905
Bertha Von Suttner cuando recibió el Premio Nobel de la Paz, en 1905. Crédito: Wikipedia

Murió en 1914, a los 71 años, a poco del comienzo de la I Guerra Mundial, que tuvo la suerte de no tener que presenciar.

Su marido, Arthur von Suttner había fallecido en 1902, después de 26 años de feliz matrimonio con Bertha.

Stefan Zweig honró la memoria de Bertha, en 1917 durante el Congreso internacional de las Mujeres, celebrado en plena Guerra Mundial, para abogar por la comprensión y la paz entre los pueblos.

Numerosas ciudades de Austria y Alemania han dado el nombre de Bertha von Suttner a escuelas, plazas o calles.

El asteroide (12799) von Suttner, descubierto el 26 de noviembre de 1995 por el Observatorio de Kiev, fue sido denominado así, para honrar su memoria.

Dos de las muchas webs que contienen información acerca de Bertha von Suttner, son: «Mujeres en la historia» y «Revista de mediación«.

Por favor, califica esta biografía utilizando las estrellas: