En esta web de “Mujeres Notables”, tengo la satisfacción de ofrecer diez biografías de astrónomas famosas. Dos de ellas, felizmente en activo todavía: la chilena, María Teresa Ruiz (1946) y la mexicana, Silvia Torres Castilleja (1940).
En este mes, quiero destacar a la joven astrofísica italiana, Marica Branchesi, nacida en Urbino, el 7 de marzo de 1977.
La revista Time la incluyó este año en la lista de las personas más importantes del mundo. Y la revista XL Semanal, en su edición del 4 de agosto de 2019, le dedicó un amplio reportaje.
La causa de este revuelo y del salto a la fama de Marica Branchesi se debe a un relevante fenómeno espacial.
El mundo quedó maravillado cuando se supo que  el 14 de septiembre de 2015, los astrofísicos habían conseguido detectar las misteriosas “ondas gravitacionales” que  Albert Einstein había predicho cien años antes, en 1916.
Durante largos meses los astrónomos siguieron trabajando en la detección de nuevas ondas gravitacionales. Estas ondas son tan diminutas que Einstein siempre creyó que sería imposible documentar su existencia.
Las ondas gravitacionales atraviesan los objetos, estirándolos y aplastándolos. Cuando una onda llega hasta nosotros, produce cambios en todas las distancias; por ejemplo, la distancia entre la Tierra y el Sol cambia en aproximadamente  0,0000001 milímetro. Sin embargo los detectores inventados últimamente son capaces de medir cambios en distancias aún más pequeñas.
El día 16 de agosto de 2017, saltó la alarma. Una nueva pequeña luz, extremadamente brillante, apareció en el cielo y parecía estar muy cerca. Un total de 70 telescopios coordinados por Marica Branchesi, apuntaron en la dirección señalada. Tardaron once horas en detectar la luz producida por el choque de dos estrellas de neutrones. Estaba en el extremo de la galaxia NGC 4993 y a una distancia de 130 millones de años luz de la Tierra. Eso quiere decir que el choque de las dos estrellas de neutrones y la emisión de ondas gravitacionales se produjo hace la friolera de 130 millones de años. No podemos saber que hay ahí ahora, en agosto de 2019.
El descubrimiento de ondas gravitacionales es un avance científico comparable al descubrimiento del telescopio. Las ondas gravitacionales son una herramienta nueva que abre ventanas a territorios a los que los telescopios no llegan. Nos aguardan grandes descubrimientos.
En su comunicado oficial, Marica Branchesi citó como autores a 3.500 científicos; su propio nombre era uno más de la lista, recogido en la letra ‘B’ con el mismo tamaño que el resto.
Gracias a muchos años de trabajos coordinados por Marica Branchesi, la humanidad puede ver lo que Albert Einstein descubrió solo, gracias a su mente. Marica dijo que lo bonito de esta historia es que ahora miles de cabezas trabajaron juntas.

 

 

 

 

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar